16 de febrero de 2010

Publicado por Helena en 21:09
Volvemos al lugar donde tantas cosas han pasado.
Donde sonreíste por primera vez al ver pasar mi rostro devolviendote la mirada. Donde me quede embobada mirándote y pensando por qué ese chico no era para mí.
Volvemos al lugar donde rocé tus labios por primera vez. Y por última.
Donde tantas lágrimas derramé en tu nombre. Y donde la felicidad se hallaba oculta debajo del colchón. O de las sábanas.
Dónde el alcohol desgarraba el alma. Donde la música nos envolvía y tus risas eran calladas. Donde nos contamos mil historias que quizás eran mentira. Nunca lo sabrás.

Y nos volvemos a mirar, y Aristoteles resucita de su tumba para decir que es imposible que el mundo paré de girar, pero descubre que es posible. Mientras estamos juntos.

2 comentarios:

eltauromquico on 17 de febrero de 2010, 20:22 dijo...

¿Quien te entiende Helena?
Primero me llamaste cabron y ahora sales con esa historieta rosada: ¡que me quieres!.

MJ on 18 de febrero de 2010, 16:18 dijo...

tú sabrás cuando será el día que no será ni tarde ni temprano.

 

Nunca he tenido el corazón tan rojo. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos