11 de noviembre de 2010

Publicado por Helena en 15:59 6 comentarios
No te prometí mil lunas llenas,
ni bodas de oro ni de plata,
ni en la vida largas caminatas,
mucho menos mañanas amenas.

Vinieron solas dulces collejas,
solos los besos de contrabando,
y las largas noches conversando,
de la mano de Cupido y sus flechas.

Me prometiste amaneceres desnudos,
los que me diste, se quedaron cortos,
al despertarnos nos quedamos absortos,
y con cada beso nos quedábamos mudos.

Vinieron solas las mentiras, los enfados,
y no se han ido, y aún eres un niño,
y te veo, y siento por ti ese cariño.
Y quedan los no puedo, los engaños...

Todo seguirá como hasta ahora
hasta que uno de los dos falte,
que ya no hay nadie que te aguante,
excepto mi corazón y tu copa.

7 de noviembre de 2010

Publicado por Helena en 14:20 2 comentarios
La distancia es
una mala amiga.
Es una puta.

3 de noviembre de 2010

Publicado por Helena en 14:50 1 comentarios
 

Nunca he tenido el corazón tan rojo. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos