4 de marzo de 2011

Publicado por Helena en 0:12
Tengo miedo.
De los kilómetros.
De que envejezcas.
De que me haga más joven.
De tus besos.
De tu amor.

Tengo miedo.
Abrázame.
Tengo miedo.

Del frío.
Del dinero.
Del dolor.
Del poder.
Del amor.

Tengo miedo.
Bésame.
Tengo miedo.

De los demás.
Del qué dirán.
De que nos importe.


Tengo miedo.
No te vayas.
Quédate.
No tengo miedo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta. ekisde

Roberto on 6 de marzo de 2011, 11:39 dijo...

alguna vez se marchará del todo el miedo?

hermoso

Ángel Isidro on 7 de marzo de 2011, 0:30 dijo...

Helena, no tienes porque sentir miedo el miedo es una fantasía del espiritu que a veces nos abandona,
asi que olvídate y no pienses en
perturvar la imaginación. tú
vales mucho cariño, tus vesos son
eso, versos para desahogar los
sentimientos. Un besito, Ángel.

Sara Huertas Moreno on 10 de marzo de 2011, 21:13 dijo...

Hola Helena, me sigue conmoviendo tu poesía, no veas cuánto!. No lo dejes nunca, pero a él ...SÍ!
¿Cuándo vas a venir a leer tu poesía a tu antiguo instituto?
Piénsalo.
Besos,
Sara

 

Nunca he tenido el corazón tan rojo. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos