5 de octubre de 2010

Publicado por Helena en 19:54
Que a ti y a mi,
siempre nos quedara aquel pasillo,
en el que tantos momentos sin querer,
vivimos.
Siempre nos quedarán los besos robados,
los choques fortuitos,
las collejas a destiempo,
zancadillas con cariño.
Que a ti y a mi,
ya no nos queda nada,
que tan solo los recuerdos,
de vivir nuestra historia malsana,
antes de que dios escribiera nuestro cuento.

Que a ti y a mi,
no siempre nos quedará París,
solo por falta de tiempo.

4 comentarios:

40añera on 5 de octubre de 2010, 21:26 dijo...

Paris no queda para todos.
Besos

MJ on 8 de octubre de 2010, 15:32 dijo...

Sólo para los de las películas mi querida Helen.

Bili on 15 de octubre de 2010, 1:18 dijo...

He devorado tus poemas. Me llegan frescos y de colores. Los colores emotivos de todos los momentos de la vida. Estoy muy feliz de haberte conocido. Seguire tus escritos. Un abrazo. Bili

www.unepalabras.blogspot

glow_gb_92@hotmail.com on 24 de enero de 2011, 18:58 dijo...

que bonito, de verdad, es impresionante!
http://glow-palabras.blogspot.com/

 

Nunca he tenido el corazón tan rojo. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos