13 de junio de 2010

Publicado por Helena en 20:29
La olvidada,
la nueva de atrás de la valla.
Masacrada, pisoteada,
explotada,
La olvidada.

Por aquellos pobrecitos,
que ahora ya no dan la talla,
esos que ya no sienten nada,

aquellos dueños del mundo,
¿que importan la paz,
las personas, las palabras?
Si por un par de duros,
matan hasta a su hermana.

De santos los ponen,
por haber sufrido patrañas,
en tiempos anteriores,
ahora holocaustos causan.

Ni las ayudas humanitarias,
ni esas se salvan,
monstruos atroces,
que a todos engañan.

Acabemos ya con esto,
masacre injustificado,
hijos de las piedras...
Estoy de vuestro lado.

2 comentarios:

Darío on 15 de junio de 2010, 19:27 dijo...

Entiendo tu bronca Helena, es la misma que siente cualquier persona sensible ante la injusticia y la barbarie que se repiten en este mundo como espejos que reflejan un distorcionado, horrible y macabro rostro de maldad.
Al menos nos quedan las palabras.
Saludos

tusojosmisalas on 18 de junio de 2010, 2:44 dijo...

holas Helena q dificil es opinar cuando el mismo dolor q ellos experimentaron hoy lo causan a otros q no buscan la guerra, solo ayudar...es terrible q pase esto...pero creo q no todos son iguales, ni tampoco kisiera ser iguales a ellos...creo q amo la paz y odio todo lo q pueda dañarla...
kariños
David.V.

 

Nunca he tenido el corazón tan rojo. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos