10 de junio de 2011

Publicado por Helena en 20:41
Guarde la inspiración en un bolsillo,
las palabras se las llevó siempre el viento,
la poesía me rechazó mi oferta de anillo,
y el vacío produjo en mi su alzamiento.

Todos los versos con él, se marcharon,
y contigo vuelven, tan de cuando en cuando,
sobre mi los musos jamás se abalanzaron,
y solo en el arte de amar me estoy doctorando.

Pido que volvais, pero antes pido volar,
por que, para mí la más bella poesía,
no es más que una forma de escapar.

Cuando volvais avisad con alegría,
aunque quizás, yo no vuelva a estar,
y me recordeis con melancolía.

1 comentarios:

David. on 16 de junio de 2011, 2:47 dijo...

Muy bueno, un saludo

 

Nunca he tenido el corazón tan rojo. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos