3 de septiembre de 2010

Publicado por Helena en 15:32
La vida es demasiado corta,
para que nos entre ahora la vergüenza,
las ganas de ponerte de vuelta y vuelta,
los celos que causamos a costa nuestra.

La vida es demasiado corta,
desfrutemos ahora, que podemos,
que ya descansaremos cuando estemos muertos,
o cuando nos lleve de nuevo la tormenta.

Que más da que tu seas azul, yo roja,
que importa tu sangre fría y la mía caliente.
Que molesta tus bicis y mi fuego,
si al tocarnos llego de nuevo al cielo.

La vida es demasiado corta,
dejemonos ya de banales juegos,
empecemos ahora algo nuestro,
nuestro, y verdadero.

3 comentarios:

Darío on 3 de septiembre de 2010, 20:12 dijo...

¡Hermoso!
¿Para que esperar? El mañana vendra de todas maneras.
Cordiales saludos.

Santiago on 3 de septiembre de 2010, 23:17 dijo...

carpe diem y experiencias

Poeta del Cielo on 4 de septiembre de 2010, 5:48 dijo...

a toda hora y en todo momento unidos a formar un solo sentir....

saludos
linda semana

abrazos

 

Nunca he tenido el corazón tan rojo. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos