25 de agosto de 2010

Publicado por Helena en 16:22
Se acabo el verano,
sin más abrazos,
sin un simple apretón de manos.

Se acabó tu risa,
en tu sofá derretida,
se acabó apoyarse en tu hombro,
mientras dormía.

Hoy estoy esquivo,
mientras te besaba, insinuarías,
invéntate algo,
androtex ya no servía.

Hoy me caso contigo,
mañana no, ya no te quiero.
Hoy me siento agobiado,
tan solo con un beso.

Empieza una nueva vida,
a tu lado, me decías,
tan solo si me dejas,
que viva tu día a día,

ya sin hipocresía,
sin distancia enemiga.
Inventemos lo nuestro,
de nuevo,
y sin pensar atrás,
volemos.



Porque sin ti, este verano no hubiese sido igual. Porque a pesar de todo, aún seguimos ahí, como el primer día. Y porque a pesar de todo, aún te quiero.
Gracias.

4 comentarios:

40añera on 25 de agosto de 2010, 17:02 dijo...

Siento no haber venido a verla poeta, el verano es lo que tiene.
Besos

Eria.. on 26 de agosto de 2010, 17:12 dijo...

hoy... me llega tu poema. Maldito verano.

Darío on 27 de agosto de 2010, 19:19 dijo...

Pero tambien sabemos que el verano vuelve todos los años...
Cordiales saludos.

MJ on 30 de agosto de 2010, 18:04 dijo...

Cada verano, una historia que contar...

 

Nunca he tenido el corazón tan rojo. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos